El IPC y cómo nos afecta

El IPC es el indicador desarrollado por el INE para medir la inflación, es decir el “costo de la vida”. El mismo, sirve para medir nuestro poder adquisitivo con respecto a la variación que han sufrido los precios de los bienes y servicios que se consumen habitualmente en los hogares. Es decir, si suben los precios, tendremos menos capacidad para adquirir los bienes y servicios con los ingresos que percibimos; por ese motivo seremos más pobres, aunque ganemos lo mismo.

¿SUBIDA SALARIAL? Desmontemos este mito.

Las empresas “suelen” ofrecer un aumento salarial en relación al incremento del IPC del año anterior. Muchos trabajadores/as creen que se les ha subido el sueldo y esta apreciación es totalmente errónea porque, realmente, lo que se persigue es mantener el poder adquisitivo con dicha subida para poder adquirir la misma cantidad de bienes y servicios que el año anterior.

Por tanto, para una subida real del salario, el incremento debería de ser mayor a la subida del IPC anual, ahora bien, si la subida es menor al IPC o bien hay una congelación salarial se dice que perdemos poder adquisitivo (somos más pobres).

Veamos la evolución del salario en INFOCA durante los últimos 11 años, en concreto el periodo que abarca desde ENERO 2008 hasta JUNIO 2018: Para ello vamos a exponer un caso práctico de la evolución que ha sufrido el salario bruto incluyendo pagas extras de un Bombero Forestal Jefe de Grupo Prev. a lo largo de dicho periodo.

Fuente IPC: http://www.ine.es

* Poder Adquisitivo Perdido = SubidaAcumulada – IPC Acumulado

Teniendo en cuenta los datos expuestos anteriormente, vemos como durante el periodo enero 2008- junio 2018, el salario bruto ha experimentado una subida de 92,09 euros. Aunque a priori parezca una subida salarial, es una apreciación errónea, ya que el efecto del IPC sobre el salario, anula dicha “subida” y además acarrea una pérdida de poder adquisitivo de -177,35 euros. Esto nos lleva a la conclusión de que el salario bruto actual incluido la P.P. Extra de 1908,60 euros equivale a un salario en enero de 2008 de 1639,16 euros cuando el mismo fue de 1816,51€, o lo que es lo mismo, supondría cobrar en la actualidad 177,35 euros menos en comparación con 2008.

A ello hay que añadirle la pérdida de salario acumulada por la reducción del 5% practicada al sueldo durante el periodo 2014 – 2015 debido a la ley de aplicación 3/2012

Compañeros, esto es una prueba clara del retroceso y estancamiento económico de nuestros salarios debido a las políticas de recorte del gobierno central y andaluz. Tenemos el deber de oponernos a la firma de un convenio que perpetuará estos recortes. Basta ya de conformarnos con migajas, somos bomberos forestales y necesitamos una subida salarial digna y justa, acorde con la peligrosidad y el sacrificio del trabajo que realizamos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.